Utilizamos cookies para poder garantizarte la mejor experiencia durante tu visita OK | Más información
De viaje

Grullas dinamizadoras de la economía. Gallocanta en silla de ruedas.



Escrito por: María José Aguilar

(…) Sí sí sí sí sí sí,


soy un desesperado pajarero,


no puedo corregirme


y aunque no me conviden


los pájaros a la enramada,


al cielo o al océano,


a su conversación,


a su banquete,


yo me invito a mí mismo


y los acecho


sin prejuicio ninguno: (…)


Pablo Neruda


De “Una casa en la tierra” [1956-1966]


El pasado 4 y 5 de febrero se celebró la fiesta de la despedida de las grullas,  la grulla común (Grus grus) es una célebre paisana de la región que junto con otras aves esteparias y anátidas comparten nicho en la laguna de Gallocanta y en los campos de cultivo de los alrededores.


Esta zona, de especial protección para las aves está incluida en la lista de humedales de importancia internacional (Convenio RAMSAR). Se ubica en el Sistema Ibérico, entre las comarcas de Daroca y Jiloca (Zaragoza). 6 municipios están bañados por sus aguas, Santed, Gallocanta, Berrueco, Las Cuerlas, Tornos y Bello.


Ocupa el fondo de una cuenca endorreica a una altitud de 1000 m., (sin salida al mar a través de cauces fluviales). Se formó a partir de un proceso de corrosión kárstica, disolución de la roca caliza, durante el terciario, conformando lo que geológicamente se denomina un polje.


La  población ha entendido perfectamente la simbiosis avifauna, agricultura o desarrollo rural. La colonia de grullas atrae un nutrido turismo ávido de fotografiar y observar sus graciosos comportamientos, la agricultura genera sus ingresos y ese grano sobrante que queda en los campos tras la recolección, constituye una comedero perfecto para las más de 100.000 grullas, que se han llegado a reunir en la zona durante un solo día.


¡Todos ganan! se mantiene un ecosistema y se ancla la población rural, que además de vivir de la agricultura o ganadería pueden obtener ingresos del turismo ornitológico o birdwaching, aunque a mi me gusta decir que “me voy de pajareo”.


Para los amantes de la ornitologia y la naturaleza, Gallocanta es uno de esos lugares de obligada visita, que por fin, el pasado 4 de febrero realizaba yo con mi socia de prismáticos y ambientóloga Paloma López.


Nos pusimos en contacto con el albergue “pajarero” Allucant, ubicado en Gallocanta. Disponen de una habitación en la primera planta, la antigua biblioteca, accesible con baño incluido, de amplitud adecuada donde me pude desenvolver perfectamente con mi silla de ruedas.


El parquing del recinto no dispone de las plazas delimitadas, y tampoco de PMR, aunque no supuso ningún problema para nosotras, dejamos el coche lo más cerca de la puerta, aunque impedíamos la salida de otros vehículos, a las 07:00 de la mañana todos los ocupantes del albergue terminábamos nuestro café, para ir a observar como alzan el vuelo las grullas desde la laguna rumbo a los campos de cereal, donde pasaron el resto del día alimentándose.


“A quien madruga, Dios le ayuda” y efectivamente nos recompensó con un hermoso espectáculo, miles de grullas alzando el vuelo, peleando contra el viento para alcanzar las corrientes ascendientes que les ayudarán a economizar su energía en el vuelo. Nos reunimos en el mismo punto de observación un grupo de más de 20 personas cargados con material óptico de todos los tamaños, para no perder detalle de la hazaña grullera.


Familias completas, ilusión a raudales que competía y aliviaba el frió gélido, unos 4º C, que debido al fuerte viento la sensación térmica era de bajo 0º. Es maravilloso cuando encuentras a tu tribu, la que habla el mismo idioma que tu, enamorados de lo mismo, el espectáculo de la naturaleza y sus fenómenos.


Tras el encuentro y mi primer avistamiento de grullas, todos en caravana nos fuimos a almorzar a Berrueco, todavía saboreo ese bocata de panceta amenizado con una Ambar y un café, hecho con esas máquinas antiguas que dejan un maravilloso sabor.


Tras el almuerzo hicimos la visita obligada al centro de interpretación de la reserva natural dirigida de la laguna de Gallocanta. Esta ubicado en la antigua casa de peones camineros, entre Tormos y Bello. Nos atendieron dos técnicos entusiastas de la laguna y nos explicaron que recorridos hacer y que otras aves podíamos ver y donde.


El resto del día lo invertimos en recorrer la laguna en busca de Sisones, Avutardas, Perdices y Ortegas.


El Sisón común (Tetrax tetrax) ha sido declarada ave del año por la Sociedad Española de Ornitología (SEO Birdlife). Es un ave sencilla “la avutarda pequeña”, poco glamurosa que acompaña al agricultor de secano en los campos cerealícolas de la península ibérica, donde se encuentra el principal núcleo reproductor del continente europeo junto con el de Kazajstán y Rusia. Su situación actual es preocupante que sufre un gran declive por las transformaciones agrarias, regadíos, variedades precoces, eliminación de los barbechos, etc… que han dejado el hábitat poco favorable para la especie.


La laguna se puede recorrer en coche, a través de las pistas forestales, con respeto y precaución para la observación de la fauna no se puede correr con el coche. También se podría hacer en bicicleta o en handbike. Tener en consideración que es una pista forestal de tierra batida, por lo que tras lluvias no será transitable, el desnivel es prácticamente nulo, utilizar neumáticos anchos y mas rústicos, por la cantidad de canto rodado del suelo. Debido al clima poco favorable que tuvimos, mi #smartpara se quedó en el maletero  y el recorrido lo hicimos en el coche.


Aunque existen varios hides, los usuarios de silla de ruedas podemos acceder a 3, ya que el resto son plataformas con escaleras, bajo mi punto de vista el mejor es el de Gallocanta, junto al centro de visitantes. Dispone de un paseo de


entarimado de madera hasta llegar al hide desde donde vigilar los movimientos de los seres alados de la laguna.


Finalizamos el día con la llegada de las grullas para pasar la noche en la seguridad que les proporciona la laguna de los depredadores. Dado que era un fin de semana con mucha afluencia de gente, protección civil se organizó y nos organizo, ya que todos recorríamos los caminos y carreteras de la laguna para escoger un buen sitio desde donde ver llegar a las grullas.


Este despliegue de medios llamo especialmente mi atención, como algo tan sencillo como el mantener un ecosistema había dinamizado la economía en una región agrícola ganadera de secano, ofreciendo oportunidades a los jóvenes, anclándolos a su lugar de origen, sus pueblos, sin tener la necesidad de huir a las ciudades en busca de empleo. Prueba de ello es la cantidad de casas de nueva construcción en los pueblos colindantes con la laguna y los servicios y estado de las infraestructuras de los municipios


Las grullas volvían a su laguna a dormir sin tener idea del gran beneficio que aportaban a la economía de la región. Un suceso natural, codificado en el ADN de esta especie que año tras año repiten el mismo patrón, dormir en la laguna, salir al amanecer en busca de alimento y volver a descansar al refugio de la laguna hasta que finaliza el invierno que podrán rumbo al norte de Europa, junto con las poblaciones de grullas que hibernan en Extremadura.  Nos vemos el próximo año en la fiesta de las grullas


Salud y naturaleza amigos, espero que os haya gustado esta opción accesible, para el disfrute de la naturaleza ibérica. Los comentarios y opiniones son siempre bienvenidos. Hasta la próxima ruta!.


Escrito por María José Aguilar. Sigue sus aventuras rodantes en Naturalmente Rodando y en Silleros viajeros.



TAGS: Qué ver en Zaragoza en silla de ruedas, naturaleza accesible en Zaragoza, turismo accesible para personas con discapacidad en Zaragoza, Gallocanta accesible para silla de ruedas.




Equalitas Vitae no se hace responsable de las opiniones vertidas en esta sección, ni del uso que pudiera hacerse de las mismas.

Boletín Equalitas
He leído y acepto el Aviso legal y la Política privacidad.
 
PUBLICIDAD:


Linked-In

YoutubeSuscribete a nuestro canal de youtube



Ganadores del III Concurso de AJER para Jóvenes Emprendedores y Empresarios en la Categoría de Responsabilidad Social

Ganadores de la XIII Edición de los Premios Bancaja Jóvenes Emprendedores en la Categoría de Empresas Sociales

Primer Finalista del Premio Dato de Oro a la empresa Solidaria Riojana

Equalitas Vitae.
Calle Bebricio, 19
Calahorra - LaRioja
Tfno. 941 14 80 79


Boletín Equalitas
He leído y acepto el Aviso legal y la Política privacidad.
 


Colaborador del año europeo de la discapacidad

Premios Bancaja Jóvenes emprendedores

I PREMIO DATO DE ORO, a la empresa solidaria riojana

European Network for Accessible Tourism