Utilizamos cookies para poder garantizarte la mejor experiencia durante tu visita OK | Más información
De viaje

Silleros viajeros en Alemania



Escrito por: Toni Martín

Este año he podido volver a viajar a un país que tanto me gusta y donde siempre que acudo, encuentro un sin fin de experiencias nuevas que vivir y con las que disfrutar, así como cargarme las pilas para muchoooo tiempo.

Nuevamente he vuelto a ir a ver a mis amigos de Alemania (este ha sido mi tercer viaje) y aunque los nervios del viaje me traicionaron un poco, así como ese "dilema" de la posible huelga de vuelos de Iberia...todo ha sido realmente estupendo y ahora que regresé, no puedo si no que recordar todo con mucho cariño y con el deseo de pronto volver

Ciudades llenas de encanto, llanas y fáciles de transitar para una persona con una silla de ruedas. Habitualmente todo está perfectamente adaptado, pero bien es cierto que por el clima o el gusto de los alemanes, así como supongo por su durabilidad, es fácil encontrar zonas muy adoquinadas o con ciertos "traqueteos" a los cuales no cabe más remedio que la paciencia. Gusta mucho de los sitios con arenilla y gravilla (esto es "mortal" para las ruedas pequeñas, siempre tiendo a pensar se me van a romper o quedar en el lugar)...por suerte, todo o casi todo, se acaba solventando.
Durante más de una semana y media, mis amigos me han llevado por lugares conocidos y desconocidos, de la zona sur de Alemania; Mannhaim, Wittlich, Heddesheim, Ludwigburg, Sinsheim..así como pequeñas poblaciones vinícolas ¡¡maravillosas !!

Mi llegada se produjo el día 24 de Abril de 2012. El salir con retraso de Sevilla y coger por los "pelos" el avión en Madrid para Frankfourt...sin tiempo para ir al baño, con todas las horas de avión por medio, ya hizo mi estómago me fuera a dar molestías por muchos días del viaje, pero creo supe intentar reponerme para que este no me fuera a dar las "vacaciones" y disfrutar lo más posible con tanto bueno como tenía por ver y sobre todo por estar con mis amigos, con los que estas mismas fechas cumplíamos los ¡¡ 20 años de conocernos, como nuestra Exposición Universal de 1992 en Sevilla, el lugar de nuestro encuentro !!

Llovía y hace bastante fresco, pero es lo normal al llegar a Alemania, aunque nada sería comparable al calor y las altas temperaturas que me iban a preceder a los pocos días y que si fue toda una sorpresa (el mundo al revés, pues luego supe que en esta mi zona de España caía el agua y bajaban las temperaturas de modo notable)

Abrazos, besos y algunas charlas en el coche, camino al "conocido" hotel Leonardo, que ha sido siempre mi estancia en los años que he viajado al país germano. Esta cerca de la casa de mis amigos (no puedo quedarme con ellos, al ser totalmente imposible acceder al baño con mi silla de ruedas) y así todas las mañanas me pueden recoger, para desayunar juntos e irnos a nuestros destinos sorpresas de cada día.
La habitación eran realmente agradable y aunque no hablan nada más que alemán e ingles (lenguas totalmente desconocidas por mi) son gente maja...aunque aún me pregunto como narices piensan alguien puede acceder facilmente al WC con la disposición de la barra que han colocado junto al mismo...pero en fin, esa es otra historia de la que aún no sé como he podido arreglármelas solo, sin que me ocurriese nada, pero supongo es más la necesidad, que agudiza el ingenio...pero es una locura lo que uno en silla de ruedas tiene que hacer para intentar estar lo mejor posible.

Podría estar contando muchas cosas, pero como tampoco es mi intención alargar innecesariamente esta entrada, decir que me voy a centrar en unos lugares muy concreto que me han llamado mucho la atención; el fabuloso museo de medios de transportes de todas las épocas de Sinsheim, la preciosa ciudad de Mannhaim, el grandioso palacio de Karlsruhe o el excelente día vivido con una amiga de Sevilla, que vive en Alemania, llamada Ludwigburg (lleno de jardines y de lugares para que los más pequeños puedan jugar, como un parque en donde se encuentra una zona dedicada a los cuentos infantiles alemanes, de lo más simpático y hasta daba un poco de miedo algunas "brujas" que habían puesto por el recinto).

Hacía años que deseaba conocer este museo. Ya había estado en el "hermano" menor (el segundo más grande de Europa) en mi anterior viaje a Alemania.

En esta ocasión se ha podido hacer posible la visita al que es el museo más grande de nuestro continente y del mundo. Volví a quedarme boquiabierto y mis ojos no sabían donde mirar, qué mirar o qué hacer ¡¡ grandioso y sumamente interesante para todo aquel que guste de ver motos, coches, aviones, maquinarias....modernas, antiguas...y como amante de los aviones, estar frente a los más grandes vistos por el hombre...ha sido un verdadero sueño:

El Tupolev ruso y el Concorde franco-británico. El resto hay que verlo para creerlo. Ojalá podáis ser testigos de estas maravillas que yo he visto ahora y espero así me lo conteis.

Conocí la ciudad universitaria de Karlsruhe en mi primer viaje, hace ya unos ocho años.Fue la ciudad donde vivió mi gran amigo Joachím (ahora cambió su residencia para vivir con su pareja, a una ciudad más pequeña pero igual de bonita que el resto de ciudades alemanas) así que queríamos revivir un poco y conocer lugares que no dio tiempo la vez anterior; jardines del Palacio, jardines del Zoológico (no me gustan estos parque de animales, pero su entorno era gratuito y estaba cuajado de flores por todos los lugares, principalmente tulipanes de miles de colores) o calles de la zona céntrica donde compré alguna cosa e incluso me regalaron un pareche estupendo para poner en mi chaqueta de cuero.

La imagen donde está Epi, pertenece a un pueblo donde paramos para almorzar. Se trata de una zona dedicada a los vinos (en los alrrededores eran cientos las plantaciones de viñedos por las que pasábamos, así como llenos de grandes molinos eólicos que configuraban un aspecto realmente precioso....entre el día tan soleado, el cielo azul con algunas nubes blancas....hizo que la comida en esta población seguramente me resultara aún más rica de lo que ya era.

Junto a unas ricas patatas fritas, disfruté de algo así como un "filete de salchichas" que al parecer es muy típico de tomar entre los germanos. Me gustó muchísimo y si a ello le acompañamos con un delicioso vino blanco, tirando a dulzón...con un cierto "amargor" al final...resultó un delicioso manjar. Encima fuimos a estar en una casa de comidas, en cuya fachada ya había visto


muchas campanitas, pues la cosa era que en distintas horas del día...¡¡¡ interpretaban "campaneando" canciones típicas de la zona !!!...era casi como estar en el interior de una cajita de música, mientras comía, escuchaba a su vez el sonido del agua de una fuente caer....el silencio de las personas que tomaban su café o simplemente leían mientras tomaban el Sol....¡¡ un lujazo !!
En Mannhaim estuve ya en los últimos días. Se trata de una gran población. Es muy conocida por su "Torre del agua" y cuenta con una grandísima zona comercial-peatonal, igualmente "famosa" por sus concurridos tranvias que dan una imagen bastante curiosa, sobre todo para aquellos que no vemos habitualmente esta "estampa" en ciudades españolas.

Desayunamos en una terraza muy concurrida de la zona peatonal, cerca del café "Diablitos" y con un Sol radiante. De allí nos dirigimos al centro comercial donde trabaja un conocido y aprovechamos para comprar los primeros regalitos que traernos para España. Precios muy asequibles, claro que no fui a algunas de las muchas tiendas de lujo que existen también en las calles de esta ciudad.

Me encanta Alemania, sin duda alguna es un destino totalmente distinto a lo que pueda ser España. Podrán gustarte más unas cosas que otras, pero comparar resulta absurdo, pues son mentalidades diferentes y un ritmo de vida distinto. Lo mejor es disfrutar de todo cuanto conoces para eso llevarte de aprendizaje y de satisfacción si ello es grato para ti.

Socialmente envidio muchas cosas de las que han conseguido y en las que España está a muchos años de aún disfrutar, pero sin embargo es innegable esa calidadez personal en el trato, esa vida más en la calle (algunos días parecía todo el mundo estaba enfermo, por no verse nadie en las calles, es algo que llama mucho la atención, al tener esos grandes jardines y hacer días de Sol…y ver las calles totalmente vacías en pueblos y lugares por donde transitábamos)…pero me gusta y me siento realmente contento la vida un día me diera la oportunidad de conocer a dos personas tan fantásticas que me han cambiado la vida por completo siendo parte de lo que hoy soy…guste más…o menos ¡¡ pero este soy yo !!

http://tonimartin2006.blogspot.com.es



TAGS: Alemania en silla de ruedas, viajar con silla de ruedas, turismo accesible, silleros viajeros.




Equalitas Vitae no se hace responsable de las opiniones vertidas en esta sección, ni del uso que pudiera hacerse de las mismas.

Boletín Equalitas
PUBLICIDAD:


Linked-In

YoutubeSuscribete a nuestro canal de youtube



Ganadores del III Concurso de AJER para Jóvenes Emprendedores y Empresarios en la Categoría de Responsabilidad Social

Ganadores de la XIII Edición de los Premios Bancaja Jóvenes Emprendedores en la Categoría de Empresas Sociales

Primer Finalista del Premio Dato de Oro a la empresa Solidaria Riojana

Equalitas Vitae.
Calle Bebricio, 19
Calahorra - LaRioja
Tfno. 941 14 80 79


Boletín Equalitas

Colaborador del año europeo de la discapacidad

Premios Bancaja Jóvenes emprendedores

I PREMIO DATO DE ORO, a la empresa solidaria riojana

European Network for Accessible Tourism