Utilizamos cookies para poder garantizarte la mejor experiencia durante tu visita OK | Más información
Directorio

ACCESIBILIDAD EN VIAS VERDES DE GIRONA


Fundación Ferrocarriles Españoles
Via verde CarriletI, Carrilet II y Vía Verde Ferro i Carbo
 
(Girona)
MapaVer mapa de localización

Tfno:
Web www.equalitasvitae.com
viasverdes@ffe.es

acreditación tipo Ruta 
ACCESIBILIDAD EN  VIAS VERDES DE GIRONA

En la provincia de Girona hay en la actualidad tres vías verdes que ofrecen correctas condiciones para el tránsito de todo tipo de usuarios y más concretamente para personas usuarias de sillas de ruedas y turismo familiar, son las vías verdes de Carrilet I, Carrilet II y Vía verde del Ferro i del Carbó.

La adecuación de los antiguos recorridos del tren en vías verdes es una excelente opción para realizar cómodos paseos recorriendo entornos naturales y conociendo los parajes de las diferentes zonas de la geografía nacional.

Las imágenes e información aquí publicada ha sido recabada de la página web www.viasverdes.com donde se puede encontrar todos los detalles de los recorridos a realizar, datos de interés, fichas técnicas, historia y descripción de cada ruta.

imagen de Vía Verde Carrilet I. Vía Verde accesible discapacitados Girona.
imagen de Vía Verde Carrilet I. Vía Verde accesible discapacitados Girona.
imagen de Vía Verde Carrilet I. Vía Verde accesible discapacitados Girona
imagen de Vía Verde Carrilet I. Vía Verde accesible discapacitados Girona
imagen de Vía Verde Carrilet II. Vía Verde accesible discapacitados Girona
imagen de Vía Verde Carrilet II. Vía Verde accesible discapacitados Girona
imagen de Vía Verde Carrilet II. Vía Verde accesible discapacitados Girona
imagen de Via Verde del Ferro i carbo. Vía verde accesible para discapacitados en Girona.
imagen de Via Verde del Ferro i carbo. Vía verde accesible para discapacitados en Girona.
imagen de Perfil Vía Verde Accesible del Carrilet I
imagen de Perfil Vía Verde Accesible del Carrilet II
imagen de Perfil Vía Verde Accesible del Ferro i del Carbó

Para ver la información de accesibilidad y otros servicios de ACCESIBILIDAD EN VIAS VERDES DE GIRONA, seleccione entre las diferentes opciones del siguiente listado:

VIA VERDE CARRILET I

imagen de VIA VERDE CARRILET I


KM 0
El camino del carrilet tiene una marcada pendiente de descenso desde Olot (440 m) hacia Girona (70 m), con una cota intermedia en el Coll d’en Bas, situado a 600 m. Por ello se plantea una ruta de descenso desde Olot a Girona, itinerario que permitirá disfrutar más plácidamente de 54 km de ruta a través de los verdes paisajes de estas comarcas.
La ruta arranca en la estación de Olot, la cual conserva en perfecto estado su edificio de viajeros. Junto al río Fluvià y el parque de la Font de Sant Roc, la vía abandona Olot atravesando un túnel artificial bajo la ermita de Sant Roc.
En el Km. 2,5 el viajero llegará al antiguo Apeadero de Sant Privat que aún conserva su modesto andén. Desde aquí, una larga recta abre un surco entre los tupidos maizales que tapizan estos llanos del somontano volcánico. En Les Preses (Km. 4), la vía se transforma en una calle más del pueblo, manteniendo su identidad. Ya cerca de la salida del pueblo, la solitaria estación, convertida hoy en Centro de Información Ambiental, es un punto de parada obligatoria donde conocer, con más detenimiento, el entorno natural.

Km 7
A la salida de la estación, la original traza del ferrocarril se pierde entre campos de labor. Para nuestra tranquilidad, la señalización de la Vía Verde nos muestra la ruta a seguir sobre unos caminos que, 500 m. más adelante, cruzan la carretera. Desde aquí, la vía se dirige hacia Sant Esteve d'en Bas (Km. 7), y a partir de esa población se abandona el antiguo trazado que ha sido cortado en diversos lugares por la nueva carretera. Por aquí vamos ganando altura poco a poco y, tras cruzar con sumo cuidado la nueva traza de la carretera C-152, encontraremos al otro lado la antigua carretera. Sobre su curtido y casi olvidado asfalto remontaremos leves rampas hasta llegar, en el Km. 11, al Coll d'en Bas.
En este tramo la vía del ferrocarril que atravesaba la sierra por un túnel, fue ocupada por la nueva carretera, la cual ensanchó para ello el angosto túnel ferroviario. Esta ascensión de apenas 1,5 Kms, ofrece unas bellas perspectivas de la Val d'en Bas, llamada por aquí "La Suiza de Cataluña". El cómodo descenso del puerto desemboca en la actual carretera al otro lado del túnel, punto desde el que la traza ferroviaria, a la derecha de la carretera, recupera su independencia y es plenamente transitable (Km. 12).

Km 14
Un fuerte descenso permite el acercamiento hasta el Apeadero de Sant Miquel de Pineda, en el Km. 14. Junto al andén se levanta la ermita románica de Sant Miguel. Hacia abajo, las pendientes se incrementan camino de Sant Feliu de Pallerols. Sobre un angosto valle y tras cruzar el río Bruguent, la vía se pega a la carretera para acceder a Sant Feliu de Pallerols. (Km. 17), donde aún se conserva, aunque en muy mal estado, su estación.
La ruta del carrilet prosigue hacia Les Planes. En este tramo se pasa al pie del milenario Castillo d'Hostoles, situado en una atalaya sobre la vía. En el Km. 22 se llega a Les Planes, localidad en torno a la cual la vía dibuja un enorme arco para perder altura de forma suave.

Km 22
Desde Les Planes se abre uno de los tramos más atractivos del ferrocarril La vía se interna en un camino de continuo descenso entre bosques y junto al río, lejos de la carretera y las pobalciones. Sobre puentes y espectaculares trincheras, el viajero llegará hasta el Apeadero de Font Picant, en el Km. 28. Una amplia escalinata desciende hasta donde antaño se levantaba un entrañable hotel. Muy cerca, miles de litros de agua del manantial son embotelladas diariamente para ser consumidos en mesas de toda España.
El camino, ahora más angosto, se acerca hacia Amer, centro logístico del ferrocarril situado en el Km. 30. Los antiguos talleres acogen hoy a los bomberos locales, conservándose también en relativo buen estado el edificio de viajeros, el muelle y su peculiar cantina. Apenas un kilómetro más adelante, la vía del ferrocarril vuelve a desaparecer bajo la carretera, pero la Vía Verde esquiva el tráfico usando el viejo Camino Real (este camino presenta algunas rampas empinadas, con firme de cemento, que pueden resultar un tanto delicadas para los ciclistas poco diestros).
Una vez en la carretera, será preciso seguir de nuevo junto a ésta hasta llegar al cercano puente sobre el río Ter (300 m.)

Km 34
Al otro lado del río la Estación de El Pasteral, en el km 34, marca la entrada a otro tramo muy diferente. Un rectilíneo trazado se abre entre los cultivos llegando, 2 km más adelante, a la localidad de La Cellera de Ter. El ferrocarril cruzaba la Riera de Osor y penetraba, en apenas 1 Km, en Anglès (Km 37). Esta villa de fuerte sabor medieval conserva su estación pero perdió gran parte del trazado ferroviario a favor de una variante de carretera. La Vía Verde se ha abierto camino al la vera del asfalto pero también merece la pena callejear por sus empedradas calles plenas de ecos del medievo.
Desde Anglés, el trazado del ferrocarril se emparejaba a la carretera hasta llegar a Girona. El río Ter flanquea por la izquierda la senda del carrilet mientras se suceden sus estaciones: Bonmatí, Bescanó, Salt y, definitivamente, Girona. Todo el camino discurre plácidamente entre frondosas choperas, pasando por lugares tan espectaculares como el Paso de la Pilastra, situado en el Km 49.

Km 52
A partir de aquí, la Vía Verde abandona el viejo trazado ferroviario poco antes de llegar, en el km 52, a Salt, esquivando la más difícil travesía urbana de Salt y Girona. La ruta, bastante señalizada, prosigue a orillas del Ter sobre caminos rurales entre preciosas choperas, pasando junto al casco urbano de Salt y penetrando a Girona, en el km 54, por el Parque de la Devesa: ¡atención a los cruces con avenidas a la entrada del parque!. Sugerimos una visita por todo el espectacular casco antiguo de Girona que es un buen ejercicio físico y, sobre todo, cultural. A los que les sepa a poco esta ruta, pueden proseguir hasta las orillas del Mediterráneo en Sant Feliu de Guíxols por la Vía Verde Girona-Costa Brava.


VIA VERDE EL CARRILET II

imagen de VIA VERDE EL CARRILET II

Km 0
El recorrido sobre el antiguo trazado del carrilet de Sant Feliu tiene su inicio en el corazón de la capital provincial, Girona, en la calle Emili Grahit, junto a la glorieta de los Paísos Catalnas. Desde este punto, el itinerario abandona la ciudad junto a las aguas del Onyar.

En 1,5 Kms. se llega al Barrio de la Creueta, donde el ferrocarril también dio servicio a una fábrica de harinas. Desde aquí la Vía Verde sigue un recto terraplén que atraviesa una hermosa vega a orillas del Onyar, río al que se llega tras el esquive que la Vía Verde hace de la autovía de ronda de Girona. En este punto, la vía verde ha propiciado la recuperación del antiguo puente ferroviario, desmantelado tras la clausura del ferrocarril y suplido por una nueva pasarela ahora para caminantes y ciclistas.

Al otro lado del Onyar, una larga y despejada recta, de 1,5 Kms., crza limpiamente un entorno de tierras de labor, donde destacan algunos bellos ejemplares de pinos piñoneros a la vera de la vía. El primer pueblo del recorrido es Quart.

Km 6
La vía se interna en su interior dando sustento y nombre a una de las calles, el Carrer del Tren. La Estación de Quart es la primera muestra del primoroso estado en que se conservan la mayoría de las estaciones de este carrilet. ESta acoge hoy una sala de exposiciones municipal. Muy cerca de la estación se localiza un Centro BTT, punto de referencia y de apoyo para los que disfrutan de la naturaleza en bicicleta de montaña. Desde aquí , además de la vía verde, se desarrollan otra serie itinerarios circulares que pueden complementar esta excursión.

El tramo urbano por Quart continua unos 500m hasta llegar a un cruce de carreteras. En este lugar, la vía verde agrontó un sector de nueva construcción que suple al que ocupó la carretera. Éste cruza bajo el asfalto y, ajustándose a sus márgenes, recupera la original traza ferroviaria unos 500m más adelante. Tras curzar la Riera Cort se alcanza el Apeadero de Llambilles (Km. 8), otra muestra de perfecta conservación de los viejos inmuebles ferroviarios. Aquí se podrá encontrar una fuente de agua potable.

Km 10
La vía prosigue su recto trazado bajo un agradable bosquete. Tras pasar la zona de Can Torrent, la traza desarrolla un gran arco, en el cual se encontraba el desaparecido apeadero de Llebrers (km 10). Finalmente se alcanza el polígono industrial de Cassà, que se cruza por un carril bici en color verde, sobre la acera, que da acceso al centro de la población. Allí se encuentra la Estación de Cassà (km 14) que, como en los otros casos, asombra por su impecable estado de conservación. Algunas traviesas ferroviarias definen los caminos del parque, que también dispone de urinarios y fuentes.

La agradable travesía por Cassà de la Selva prosigue sobre el trazado del ferrocarril, convertido en una calle que desemboca, finalmente, en un terraplén de inequívoco sabor ferroviario. Este desmonte, protegido a ambos lado por un tapial de cañizos, lleva hasta un pequeño alto. El siguiente tramo, de unos 900 m, cruza limpiamente una llanura agrícola, tan solo alterada por alguna vaguada superada por nuevas pasarelas, como la que cruza el arroyo Verneda. Al poco de cruzar este arroyo se encontraba el apeadero de Esclet, del cual no quedan apenas restos.

Km 21
A 6 Kms. de Cassá y tras cruzar dos pasos a a nivel, se llega a la Estación de Llagostera (Km. 21).Enmarcada en un parque urano, su estado de conservación es perfecto. Una suave rampa que se inicia tras el parque lleva a la vía al encuentro con la carretera.

Tras superar el polideportivo, a unos 700 m., la vía se topa con la carretera C-253, vial de elevado tráfico que ocupó un tramo de casi tres kilómetros del original trazado ferroviario. A pesar de la molesta y poco tranquilizadora vecindad de los coches, se ha construido un carril bici a orillas de la carretera que permite avanzar sin problemas. Desde aquí se podrá gozar de las incomparables perspectivas del infinito bosque que tapiza las quebradas montañosas vecinas.

Junto a esta carretera se llega al nudo de carreteras con la C-250, punto que se cruza bajo uno de los ramales de la carretera, llegando finalmente junto a las ruinas de la antigua casilla del paso a nivel. Desde aquí la vía se separa de la carretera, hacia la izquierda, iniciando el tramo que, con final en el Apeadero de Font Picant es, sin duda el más bello del recorrido. Serán cuatro kilómetros inmersos en una densa masa de bosque mediterráneo en el que predominan los alcornoques, bajo cuyas copas la vía se retuerce al paso por los arroyos.

Km 29
En medio de esta foresta, 9 Kms. más abajo de Llagostera, se llega al Apeadero de Fon Picant - Bell Lloc (Km. 29). Estos dos topónimos hacen perfecta justicia al lugar. El segundo en castellano se traduciría por "bello lugar". El primero hace referencia a la presencia en sus inmediaciones de un manantial de aguas de gran valor salutífero.

Este paraje, que transmite serenidad y calma al viajero, encarrila la vía en semejante estado anímico hacia espacios más abiertos, de amplios prados orlados por la sombra de las anchas copas de los pinos piñoneros. En este tramo la traza se desarrolla sobre generosas rectas en las que los ciclistas y caminantes son dueños y señores. Unos contundentes cerramientos restringen el paso a los automóviles, dejando paso franco hacia la localidad de Santa Cristina d'Aro, la primera villa de la comarca litoral del Baix Empodà.

Km 32
Como en todas ocasiones anteriores, la Estación de Santa Cristina (Km. 32), se conserva en perfecto estado, recuperada hoy como casa de cultura. El tramo que lleva hasta Castell d'Aro también presentaba algunos problemas de continuidad que exigieron la construcción de un nuevo trazado, paralelo al asfalto pero bien segregado de los coches. Tras las últimas casas, una larga recta entre campos de labor aproxima al viajero hacia la penúltima etapa: Castell d'Aro. El perfil del campanario y las almenas del castillo dan la pista de esta localidad, cuya pequeña estación, situada en el Km. 35, reserva una de las sorpresas más gratas del recorrido.

El recinto ferroviario hace 30 años que perdió sus vías de 75 cm de ancho pero, hace poco, unos carriles mucho más estrechos, de 5 pulgadas, han cogido el relevo. Sobre estas angostísimas vías circulan pequeños trenes, en los cuales incluso pueden montar personas, en un circuito que contornea la estación. En la antigua playa de vías se ha creado una lámina de agua que el liliputiense ferrocarril salva por un gracioso puente metálico, obra que imita al que el carrilet de Sant Feliu tuvo para cruzar la Riera Ridaura, no muy lejos de aquí. Tras la estación, la vía, inscrita en un pasillo entre árboles, efectúa un cerrado giro hacia el sur para enfilar directamente a Sant Feliu.

Una moderna pasarela peatonal atirantada de hormigón vuela sobre el habitualmente magro cauce del Ridaura donde antaño estuviera el entramado metálico del puente del ferrocarril. Cruzada esta fastuosa obra de ingeniería (Algo desproporcionada para la sencialla obra de la vía verde), se pasa bajo la carretera de Platja d'Aro y se inicia la remontada hacia la ladera que cierra la Val d'Aro por su flanco sur. Esta subida se realiza lejos de las carreteras, gracias a un largo y recto terraplén que permite ir ganando cota suavemente.

Km 37
Tan solo 2 Kms. más adelante la vía se interna en Sant Feliu de Guíxols. En este ismo lugar de ingreso a la villa se encontraba el Apeadero de S'Agaró (Km. 37). Este punto es el más indicado para los que no puedan esperar y quieran bajar a gozar de las cálidas aguas del Mediterráneo, ya que desde allí las doradas arenas de la Playa de Sant Pol apenas distan 200m.

En este lugar, la ruta inicia un recorrido suburbano que lleva hasta la antigua estación, impecablemente conservada y convertida hoy en colegio. Incluso aún es posible ver, en el extremo final de la estación, el hueco del foso donde las pequeñas locomotoras del Feliuet daban la vuelta para iniciar el retorno hacia Girona.


VIA VERDE FERRO I CARBO

imagen de VIA VERDE FERRO I CARBO

Km 0
La Vía Verde de la Ruta del Ferro tiene su origen en la estación de tren de Ripoll. Antes de dejar sus andenes merece la pena desviar la mirada al otro lado de las vías, y contemplar el hermoso edificio que se construyó como estación principal del ferrocarril hacia Puigcerdá.
En el andén, si miramos hacia el norte, veremos la antigua línea de Sant Joan de les Abadesses, soporte de la actual Vía Verde. Saldremos de la estación por su puerta y proseguiremos, hacia la izquierda, por la calle Progres. Esta calle flanquea el recinto ferroviario, tomando la primera calle hacia la izquierda, la calle Ter. Seguiremos apenas 20 m. por esta calle para tomar inmediatamente el Paseo de Sant Joan: el trazado del viejo ferrocarril.
Por este paseo llegaremos a un nuevo cruce con la calle Progres, donde llegaremos a una glorieta donde veremos que el tráfico se incrementa espectacularmente. Se trata de la variante de la C-151, que durante unos 2 Kms ha tomado como asiento del ferrocarril.
En este punto se inicia con toda propiedad la Vía Verde de la Ruta del Ferro. En el lado izquierdo de la carretera, una pista asfaltada, flanqueada por dos cintas de hierba, se abre camino al pie de la carretera. El denso tráfico de este vial, que obligará a tomar ciertas precauciones al paso por la glorieta, no será obstáculo cuando la vía cruce al otro lado unos cientos de metros más adelante, ya que se ha construido para ello un paso inferior.

La Vía Verde se reserva exclusivamente para los ciclistas y caminantes, existiendo unos cerramientos que impiden el paso de vehículos. Los puntos kilométricos que jalonan la ruta son los del antiguo ferrocarril y están referidos a su origen primero en Barcelona, no en Ripoll. Así no ha de extrañarnos que el primer kilómetro que veamos sea el 108.

Km 4
La vía prosigue su camino en solitario hacia el este. Mientras, a la izquierda, el poderoso caudal del Ter tiende su infranqueable frontera azul con los coches que circulan por la orilla contraria. Con los lejanos ecos del tráfico que bulle por la otra ribera, la ruta se interna en un paisaje rural, de prados y con manchas boscosas que se descuelgan desde las laderas del Cabezo de las Fosas. Poco antes de llegar al Km. 109, a unos cuatro kilómetros de Ripoll, se deja atrás la primera foresta y se llega a un tramo en el que la vía se "cuelga" sobre las aguas remansadas del Ter.
Tras el paso, la vía vuelve a discurrir por terrenos más llanos, entre praderas que sólo dejan de ser verdes cuando la nieve las cubre con su albo manto en los fríos inviernos. Tras la zona de prados, la vía se encaja en un magro espacio entre la orilla del río y la escarpada ladera. Tal es la angostura y la poca estabilidad de la ladera que los constructores del ferrocarril se vieron obligados a construir un falso túnel, de 49 m. de longitud, que facilitará el mantenimiento del trazado sin problemas de desprendimientos.

Km 6
Al otro lado del túnel, la vía abandona momentáneamente la vecindad del río. En esta zona se ha asfaltado todo el ancho de la vía, permitiendo el tránsito de vehículos rurales hacia algunas masías próximas, fincas que se aprovechan ahora del magnífico puente de hierro que el ferrocarril usaba para cruzar el Ter. Este puente, situado a 6 Kms. de Ripoll, se ha adaptado para el paso de vehículos, junto a los cuales cruzaremos a buena altura el sobrado cauce del río. ¡Atención! Las bajas barandillas y, sobre todo, la falta de la antigua pasarela de servicio, harán preciso tener un mínimo de precaución.
Al otro lado del puente, la vía se empareja al trazado de la carretera, vial con un intenso tráfico cuy cruce, hasta hace poco el verdadero "punto negro" de esta ruta, fue felizmente resuelto con la construcción de un paso inferior que ha desterrado los riesgos que aquí se generaban.

Una vez superada esta intersección, la vía recupera su placidez habitual, entre los prados y los bosques de ladera. Paulatinamente va ganando cota sobre la carretera, que queda en el fondo del valle. Sobre altos terraplenes la vía ha de afrontar a buena altura el cruce de un primer barranco, el que talló el Torrente de Púdol. Desde su tablero merece la pena detenerse a contemplar la perspectiva de la Sierra Caballera, que se eleva poderosa hacia el norte. Entre bosques, a los que nuestra ruta taja en una perfecta recta, cruzaremos el Torrente de Ginebrosa, a apenas 500 m.

Km 10
A 10 Kms. de Ripoll, la vía se interna en el amplio recinto de la Estación de Sant Joan de les Abadesses que, despojado de sus vías, está un tanto desnudo hoy día. Pero de esta desnudez ha venido a redimirla en parte la recuperación del edificio de la estación como un atractivo restaurante que hace todo un homenaje a la memoria del ferrocarril en su decoración.
La estación queda situada en la parte alta de la localidad, y es casi obligatorio descender al pueblo, cruzar el Ter por el espectacular puente gótico, con la característica forma de lomo de asno, y perderse por sus calles, donde se esconden auténticas joyas del románico.
El trazado hasta Toralles cruza la carretera de Ogassa nada más salir de la estación. Desde este punto, la vía asciende suavemente por el valle del Malatosca, un afluente del Ter que nace en la Sierra Caballera, omnipresente mole montañosa que se eleva al norte, hacia donde se dirige nuestra vía verde. A unos 500 m. la vía vuelve a cruzar la carretera, vial que genera unas intersecciones mucho menos peligrosas que las que había unos kilómetros atrás.

Km 12
Finalmente, a unos 2 Kms. de Sant Joan, la vía llega a su fin en el Cargadero de Toralles. Este cargadero, situado en una especie de depresión sobre la que se eleva el edifico de la estación, recibía los minerales procedentes del cercano Ferrocarril Minero de Ogassa. Esta línea, de apenas 3 Kms. de longitud, se encuentra parcialmente transitable.







Boletín Equalitas
PUBLICIDAD:


Linked-In

YoutubeSuscribete a nuestro canal de youtube



Ganadores del III Concurso de AJER para Jóvenes Emprendedores y Empresarios en la Categoría de Responsabilidad Social

Ganadores de la XIII Edición de los Premios Bancaja Jóvenes Emprendedores en la Categoría de Empresas Sociales

Primer Finalista del Premio Dato de Oro a la empresa Solidaria Riojana

Equalitas Vitae.
Calle Bebricio, 19
Calahorra - LaRioja
Tfno. 941 14 80 79


Boletín Equalitas

Colaborador del año europeo de la discapacidad

Premios Bancaja Jóvenes emprendedores

I PREMIO DATO DE ORO, a la empresa solidaria riojana

European Network for Accessible Tourism