Utilizamos cookies para poder garantizarte la mejor experiencia durante tu visita OK | Más información
Directorio

ACCESIBILIDAD EN VIAS VERDES CORDOBA


Fundación Ferrocarriles Españoles
Vía Verde de la Campiña I y Vía Verde de la Subbetica
 
(Cordoba)
MapaVer mapa de localización

Tfno:
Web www.viasverdes.com
viasverdes@ffe.es

acreditación tipo Ruta 
ACCESIBILIDAD EN  VIAS VERDES CORDOBA

Vía verde de la Subbética
Entre el río Guadajoz y Las Navas del Sepillar
www.viasverdes.com/ViasVerdes/Itinerario...

RUTA

Km 0
El inicio de esta Vía Verde se produce en el viaducto del río Guadajoz. Este impresionante puente vuela sobre el cauce del Guadajoz, límite natural entre las tierras de Jaén y Córdoba. Tras cruzar el río se asciende por una suave pero continua cuesta entre olivares. La vía va dejando atrás el Guadajoz y se pega al terreno, trazando atractivas curvas y calando el terreno en grandes trincheras. Esta remontada toca a su fin unos tres kilómetros más arriba, concretamente en el llamado Collado de las Arcas.
En este punto se apreciarán los restos de un antiguo apeadero del tren y otro más veterano cargadero de mineral. A partir de aquí llegamos a uno de los espacios más atractivos de esta ruta: la Laguna del Salobral.

En este paraje, la vía se eleva desde el principio en un terraplén que, sumado a la cota natural del terreno, hace que la antigua plataforma ferroviaria sea un lugar excepcional para contemplar la Laguna del Conde o del Salobral. Con este fin se han acondicionado una serie de miradores hacia la lámina de agua. Si queremos ver alguna ave en este humedal es la primavera la época más propicia del año, cuando la laguna se colma de agua y patos.
Dejamos atrás laguna y patos y seguimos camino. Entre nuestros habituales olivos alcanzamos la carretera N-432, en un punto donde un peligrosísimo paso a nivel ha sido suplido por una pasarela que nos pone sin riesgos al otro lado.

Km 10
Una suave ascensión entre amplias curvas nos permite llegar, a la estación de Luque. Un emprendedor empresario ha asumido la gestión del viejo edificio ferroviario y lo ha convertido en un restaurante que ha recuperado muchos elementos de la antigua explotación ferroviaria. Reemprendemos camino hacia la siguiente escala: Zuheros.

Previamente podemos aprovechar para subir a la roquera villa de Luque, por un camino de tierra que trepa desde la misma estación. Un serrano recorrido al pie de las peñas de la sierra nos va a acercando hasta Zuheros pequeña localidad pero con sus atractivos bien concentrados. Antes de llegar, no obstante, pasaremos a orillas de la piscina, tras el cual llegaremos a los restos del apeadero.
Las viviendas del pueblo se encuentran a una cota superior a la de la vía, ascensión que tiene una buena recompensa: pasear las calles de Zuheros, máxime si se recorren en primavera, en plena floración. Desde la plaza de esta localidad se tendrá una de las mejores perspectivas de esta vía verde, el único camino llano entre tanta sierra.

Km 17
En el regreso a la vía, nos encontramos con el puente de Zuheros. Situado a pocos metros del apeadero, este cruce sobre el Arroyo Bailón aparece en todos lo catálogos de puentes con valor monumental. Su estructura es metálica y tiene una atractiva planta en curva.

Entre olivos nos vamos acercando a otra villa encaramada en una colina: Doña Mencía. Nuestra vía esquiva el pueblo, llegando a su estación (Km 20) que, como en el caso de Luque, también ha sido habilitada como restaurante. Dejamos atrás Doña Mencía.

La Vía Verde mantiene ahora un trazado con casi nula pendiente, lo cual se consigue gracias a ingentes movimientos de tierra. Espectaculares terraplenes y profundas trincheras, sostenidas estas últimas con elegantes muros de sillería.

Como una constante en toda la vía, a cada poco se suceden las casillas de ferroviarios, de las cuales, la situada en el Km 22 ofrece unas preciosas perspectivas de aquella localidad.

Km 26
Tras cruzar sobre un puente la vieja carretera de Cabra, se accede al único túnel de esta vía: el Túnel del Plantío. De apenas 140 m a partir de aquí se inicia el descenso hacia la villa de Cabra. En este tramo el terreno se encrespa sobremanera y abundan los grandes movimientos de tierra y alguna que otra espectacular obra de fábrica.

Contorneando el cerro Alvarillo, la vía afronta el paso del Arroyo del Fresno a través de uno de los viaductos más espectaculares del ferrocarril: el Viaducto de la Sima de 132 m.

Un kilómetro más adelante cruzaremos otro viaducto, el de "Los dientes de la vieja", de menor porte que el anterior (solo 25 m) sobre la carretera. Cruzaremos en otras dos ocasiones con la carretera, a nivel y desnivel respectivamente y, al poco, vislumbraremos la villa de Cabra, a la que llegaremos tras un sinuoso recorrido

Km 33
La estación egabrense y su edificio ha sido recientemente restaurado para acoger el Centro de Interpretación del Tren del Aceite (CERRADO TEMPORALMENTE), exponiendo los datos básicos de aquel ferrocarril, la Vía Verde y la comarca de La Subbética. Parada obligada

Dejamos atrás Cabra volviendo a tierras de olivos, avanzando hasta llegar en un entorno especialmente calmo hasta el viaducto del Barranco del Alamedal. (Km 39). Tras éste se inicia un tránsito a zona de viñedos, aproximándonos hacia la ciudad de Lucena. Hay que hacer obligada escala en el Centro de Turismo y Ocio de la estación de Lucena, antiguo complejo ferroviario puesto en valor. El edificio principal cuenta con un centro de interpretación de la artesanía y tradiciones de Lucena y una oficina de información turística (Km 44).

Dejamos la estación de Lucena y, tras cruzar por nuevos puentes varias carreteras, dejamos la ciudad por una zona industrial en paralelo a la carretera de Córdoba. En un suave y sinuoso descenso, cruzando algún que otro pontón metálico sobre vaguadas o caminos, alcanzamos la última estación de nuestra ruta: Moriles-Horcajo.

Km 53
La estación, un elegante edificio muy bien conservado se ubica en la pedanía lucentina de Las Navas de Selpillar, actualmente se encuentra en fase de recuperación para albergar en su interior un centro de interpretación sobre el vino Montilla-Moriles. Este enclave, en sentido práctico, es casi el fin de la Vía Verde de la Subbética a fecha de hoy.

La traza recuperada se prolonga otros cuatro kilómetros más, hasta la raya entre los términos de Lucena y Aguilar, pero será necesariamente un itinerario de ida y vuelta.

Confiemos que en no mucho tiempo se desarrollen los trabajos que prolonguen la Vía Verde hasta la ciudad de Puente Genil, distante unos 10 kms.




imagen de Vía verde de la Campiña. Vía verde accesible discapacitados Córdoba.
imagen de Vía verde de la Campiña. Vía verde accesible discapacitados Córdoba.
imagen de Vía verde de la Campiña. Vía verde accesible discapacitados Córdoba.
imagen de Vía verde de la Campiña. Vía verde accesible discapacitados Córdoba.
imagen de Vía verde de la Campiña. Vía verde accesible discapacitados Córdoba.
imagen de Vía verde Subbética. Vía verde accesible discapacitados Córdoba
imagen de Vía verde Subbética. Vía verde accesible discapacitados Córdoba
imagen de Vía verde Subbética. Vía verde accesible discapacitados Córdoba
imagen de Vía verde Subbética. Vía verde accesible discapacitados Córdoba
imagen de Vía verde Subbética. Vía verde accesible discapacitados Córdoba
imagen de Perfil Vía Verde Accesible de la Campiña I
imagen de Perfil Vía Verde Accesible de la Subbética

Para ver la información de accesibilidad y otros servicios de ACCESIBILIDAD EN VIAS VERDES CORDOBA, seleccione entre las diferentes opciones del siguiente listado:

Vía Verde de la Campiña I

imagen de Vía Verde de la Campiña I

En el tramo cordobés de esta ruta, los 26 km entre Valchillón y La Carlota fueron recuperados en 2005 como Vía Verde por parte del Ministerio de Medio Ambiente. Por su parte, el trazado en Écija (Sevilla) ya se está acondicionando también en los 32 km de este extenso término municipal.

RUTA.
Km 0
La Vía Verde comienza en la estación de Valchillón, a pocos kilómetros de Córdoba capital. Hasta allí se puede llegar fácilmente por una carreterilla ribereña del Guadalquivir que arranca en el polígono de Amargacena. En Valchillón hoy ya no se detiene ninguno de los trenes que unen Córdoba con el Mediterráneo, pero se nos ofrece como un lugar reposado desde el que contemplar, a lo lejos, las boscosas orillas del Guadalquivir y el Guadajoz.

Desde la estación de Valchillón la Vía Verde se abre camino hacia el sur. El trazado arranca al pie del alto silo de cereal, tomando como referencia la topera final de las vías. Dos kilómetros más adelante, nuestro camino saltará sobre los habitualmente magros caudales del río Guadajoz. El puente es de hormigón y ladrillo, como todos los de la traza. Todos estos puentes son obras de gran simplicidad pero tienen una indudable marca estética de buen gusto. Los actuales puentes datan de la posguerra, época en la que fueron sustituidos los originales metálicos. Tras el puente, la ruta se interna en la Finca La Reina (a 2,5 kms de Valchillón), lugar donde la vía traza las primeras grandes curvas sobre las colinas, a través de las cuales el ferrocarril iba ganando la altura suficiente para abandonar el valle del Guadalquivir, ascenso que se lograba de forma suave sobre grandes terraplenes y trincheras.

Km 6
En esta remontada se llega al primer y único túnel de la línea, el túnel de Las Tablas (km 6 del recorrido), el cual fue utilizado para el cultivo de champiñones. Tras el túnel se llega al apeadero de Las Tablas de Córdoba (km 7). Una veterana casilla, marca el enclave de aquella escala ferroviaria, lejos de cualquier parte y varada en un mar de tierras de labor, arañadas año tras año por el arado.

La vía prosigue su sinuoso recorrido ascendiendo entre colinas y vaguadas, sobre un paisaje de campiña cerealista que se torna especialmente atractivo en primavera. Para salvar las vaguadas más pronunciadas se tendieron atrevidos y estilizados puentes. El primero de éstos cruza el arroyo del Temple, obra que tiene adosada a sus pilastras un curioso pozo. Superado el puente, desde la traza, a nuestra derecha y en la lejanía, se divisa la inconfundible silueta del castillo de Almodóvar del Campo, junto a cuyas piedras centenarias pasan diariamente decenas de trenes AVE camino de Madrid o Sevilla.

Km 16
Pasado el cerro de La Cabaña, un nuevo puente salva la vaguada del arroyo de La Torvisca. Esta obra es el anuncio de llegada a la estación de Guadalcázar (km 16) pueblo al que, no obstante, se puede acceder más rápido desde el propio puente siguiendo unos caminos rurales que pasan bajo la vía. De esta estación donde ahora se ubica un área de descanso de la vía verde sólo se conserva el solar y un solitario pozo.

El camino continúa hacia el oeste, y comienza a perder altura al entrar en la vaguada por donde discurre el arroyo de La Marota. Allí, un discreto puente cruza sobre los carrizos del arroyo. Desde este puente, la traza comienza el contorneo de una masa forestal, que conforma el Parque de El Hecho (km 18). Este parque está dotado de zonas de barbacoa y abundantes sombras, muy de agradecer en estos parajes tan expuestos al implacable sol andaluz.

Tras el parque la vía verde enfila un tramo en el que se pasará junto a un curioso embalse que retiene (si las hubiera) las aguas del arroyo Escorial. Lo peculiar de esta obra es que ha utilizado como dique un terraplén del ferrocarril. A 300 m del embalse, unos rústicos poyetes de piedra son los únicos restos del discreto apeadero de Las Pinedas. El poblado de colonización al que daba servicio (situado a la altura del km 20 de la vía), queda a pocos metros de la traza pero, rarezas de nuestro ferrocarril, el apeadero se dispuso a casi un kilómetro del pueblo. En la actualidad es otra área recreativa.

Km 26
En el pueblo, junto a la vía, se ubica una fuente de agua potable, punto de refresco obligado para afrontar las largas rectas que, superado el arroyo de Guadalmazán, conducirán al viajero hasta la estación de La Carlota (km 26). En realidad, esta localidad dista 6 km de su estación, siendo La Fuencubierta la población que está situada junto a la vía verde. También la identificación de la estación es casi un reto para los arqueólogos industriales, ya que de ella sólo se conserva en pie la casa de capataz y un pequeño almacén anejo.

A partir de aquí, la Vía Verde prosigue hacia la provincia de Sevilla, a donde llega en poco menos de 2 km. Un río de curioso nombre (El Garabato) marca la divisoria. Este tramo sevillano al paso por el término municipal de Écija ha sido acondicionado también como Vía Verde durante otros 30 km más.


Vía verde de la Subbética

imagen de Vía verde de la Subbética

RUTA

Km 0
El inicio de esta Vía Verde se produce en el viaducto del río Guadajoz. Este impresionante puente vuela sobre el cauce del Guadajoz, límite natural entre las tierras de Jaén y Córdoba. Tras cruzar el río se asciende por una suave pero continua cuesta entre olivares. La vía va dejando atrás el Guadajoz y se pega al terreno, trazando atractivas curvas y calando el terreno en grandes trincheras. Esta remontada toca a su fin unos tres kilómetros más arriba, concretamente en el llamado Collado de las Arcas.
En este punto se apreciarán los restos de un antiguo apeadero del tren y otro más veterano cargadero de mineral. A partir de aquí llegamos a uno de los espacios más atractivos de esta ruta: la Laguna del Salobral.

En este paraje, la vía se eleva desde el principio en un terraplén que, sumado a la cota natural del terreno, hace que la antigua plataforma ferroviaria sea un lugar excepcional para contemplar la Laguna del Conde o del Salobral. Con este fin se han acondicionado una serie de miradores hacia la lámina de agua. Si queremos ver alguna ave en este humedal es la primavera la época más propicia del año, cuando la laguna se colma de agua y patos.
Dejamos atrás laguna y patos y seguimos camino. Entre nuestros habituales olivos alcanzamos la carretera N-432, en un punto donde un peligrosísimo paso a nivel ha sido suplido por una pasarela que nos pone sin riesgos al otro lado.

Km 10
Una suave ascensión entre amplias curvas nos permite llegar, a la estación de Luque. Un emprendedor empresario ha asumido la gestión del viejo edificio ferroviario y lo ha convertido en un restaurante que ha recuperado muchos elementos de la antigua explotación ferroviaria. Reemprendemos camino hacia la siguiente escala: Zuheros.

Previamente podemos aprovechar para subir a la roquera villa de Luque, por un camino de tierra que trepa desde la misma estación. Un serrano recorrido al pie de las peñas de la sierra nos va a acercando hasta Zuheros pequeña localidad pero con sus atractivos bien concentrados. Antes de llegar, no obstante, pasaremos a orillas de la piscina, tras el cual llegaremos a los restos del apeadero.
Las viviendas del pueblo se encuentran a una cota superior a la de la vía, ascensión que tiene una buena recompensa: pasear las calles de Zuheros, máxime si se recorren en primavera, en plena floración. Desde la plaza de esta localidad se tendrá una de las mejores perspectivas de esta vía verde, el único camino llano entre tanta sierra.

Km 17
En el regreso a la vía, nos encontramos con el puente de Zuheros. Situado a pocos metros del apeadero, este cruce sobre el Arroyo Bailón aparece en todos lo catálogos de puentes con valor monumental. Su estructura es metálica y tiene una atractiva planta en curva.

Entre olivos nos vamos acercando a otra villa encaramada en una colina: Doña Mencía. Nuestra vía esquiva el pueblo, llegando a su estación (Km 20) que, como en el caso de Luque, también ha sido habilitada como restaurante. Dejamos atrás Doña Mencía.

La Vía Verde mantiene ahora un trazado con casi nula pendiente, lo cual se consigue gracias a ingentes movimientos de tierra. Espectaculares terraplenes y profundas trincheras, sostenidas estas últimas con elegantes muros de sillería.

Como una constante en toda la vía, a cada poco se suceden las casillas de ferroviarios, de las cuales, la situada en el Km 22 ofrece unas preciosas perspectivas de aquella localidad.

Km 26
Tras cruzar sobre un puente la vieja carretera de Cabra, se accede al único túnel de esta vía: el Túnel del Plantío. De apenas 140 m a partir de aquí se inicia el descenso hacia la villa de Cabra. En este tramo el terreno se encrespa sobremanera y abundan los grandes movimientos de tierra y alguna que otra espectacular obra de fábrica.

Contorneando el cerro Alvarillo, la vía afronta el paso del Arroyo del Fresno a través de uno de los viaductos más espectaculares del ferrocarril: el Viaducto de la Sima de 132 m.

Un kilómetro más adelante cruzaremos otro viaducto, el de "Los dientes de la vieja", de menor porte que el anterior (solo 25 m) sobre la carretera. Cruzaremos en otras dos ocasiones con la carretera, a nivel y desnivel respectivamente y, al poco, vislumbraremos la villa de Cabra, a la que llegaremos tras un sinuoso recorrido

Km 33
La estación egabrense y su edificio ha sido recientemente restaurado para acoger el Centro de Interpretación del Tren del Aceite (CERRADO TEMPORALMENTE), exponiendo los datos básicos de aquel ferrocarril, la Vía Verde y la comarca de La Subbética. Parada obligada

Dejamos atrás Cabra volviendo a tierras de olivos, avanzando hasta llegar en un entorno especialmente calmo hasta el viaducto del Barranco del Alamedal. (Km 39). Tras éste se inicia un tránsito a zona de viñedos, aproximándonos hacia la ciudad de Lucena. Hay que hacer obligada escala en el Centro de Turismo y Ocio de la estación de Lucena, antiguo complejo ferroviario puesto en valor. El edificio principal cuenta con un centro de interpretación de la artesanía y tradiciones de Lucena y una oficina de información turística (Km 44).

Dejamos la estación de Lucena y, tras cruzar por nuevos puentes varias carreteras, dejamos la ciudad por una zona industrial en paralelo a la carretera de Córdoba. En un suave y sinuoso descenso, cruzando algún que otro pontón metálico sobre vaguadas o caminos, alcanzamos la última estación de nuestra ruta: Moriles-Horcajo.

Km 53
La estación, un elegante edificio muy bien conservado se ubica en la pedanía lucentina de Las Navas de Selpillar, actualmente se encuentra en fase de recuperación para albergar en su interior un centro de interpretación sobre el vino Montilla-Moriles. Este enclave, en sentido práctico, es casi el fin de la Vía Verde de la Subbética a fecha de hoy.

La traza recuperada se prolonga otros cuatro kilómetros más, hasta la raya entre los términos de Lucena y Aguilar, pero será necesariamente un itinerario de ida y vuelta.

Confiemos que en no mucho tiempo se desarrollen los trabajos que prolonguen la Vía Verde hasta la ciudad de Puente Genil, distante unos 10 kms.






PUBLICIDAD:


Linked-In

YoutubeSuscribete a nuestro canal de youtube



Ganadores del III Concurso de AJER para Jóvenes Emprendedores y Empresarios en la Categoría de Responsabilidad Social

Ganadores de la XIII Edición de los Premios Bancaja Jóvenes Emprendedores en la Categoría de Empresas Sociales

Primer Finalista del Premio Dato de Oro a la empresa Solidaria Riojana


Equalitas Vitae.
Calle Bebricio, 19
Calahorra - LaRioja
Tfno. 941 14 80 79

Boletín Equalitas
Colaborador del año europeo de la discapacidad
Premios Bancaja Jóvenes emprendedores
I PREMIO DATO DE ORO, a la empresa solidaria riojana
European Network for Accessible Tourism